Pensador  Sistémico + Redactor Freelance = Redactor Sistémico

Hoy día, ya es vox populi, no existe empresa que no haya oído por ahí que la presencia online es indispensable para consolidar el éxito de cualquier emprendimiento. Ante esta certeza, muchos pequeños y medianos empresarios se lanzan de cabeza a la oceánica Internet y crean de inmediato un sitio web o un blog corporativo.

Con estas herramientas en funciones, comienzan a toda velocidad a dotar de contenido comercial -descripciones de productos, promociones y más- al flamante sitio web o a publicar artículos con pretensiones de interés en el nuevo blog. La intención es, claro, generar tráfico y más tráfico que conduzca a ventas y más ventas.

Casi con ingenuidad, con inadvertida inocencia, muchos empresarios dan por hecho que, más tarde o más temprano, este trabajo de hormiga comenzará a rendir frutos de los más jugosos. Es lamentable, porque pronto caen en la cuenta de que el “más temprano” directamente no existe y de que “el más tarde” más que pronto se convierte en casi nunca.

Pues bien, ¿cuál es la falla? La más evidente es que no se ha prestado la debida atención a la calidad del contenido en cuestión y, algo que suele suceder con más frecuencia de la que se supone, se ha contratado a un proveedor de textos sin chequear su estilo, ortografía o gramática; muchas veces, retribuyendo su trabajo con unos pocos pesos.

Nosotros, los cultores de la corriente del pensamiento sistémico, sabemos a la perfección que las decisiones tomadas a la ligera nos proveen de soluciones que, por más adecuadas que parezcan, solo conducen a un nuevo y más complicado problema a mediano o largo plazo. Una subinversión en contenido no es más que un problema de índole sistémica.

Me explico: el contenido de mala calidad genera, de manera consciente o inconsciente, rechazo en el lector. Lector que, amén de leer el texto por encima, jamás pasará de ser lector –la gran mayoría, por única vez- y jamás de los jamases se convertirá en el codiciado cliente.

Redactor Sistémico = Éxito Asegurado

El redactor freelance que, además, es pensador sistémico capta de una manera global la intencionalidad del empresario que le contrata y, por cierto, sabe posicionarse correctamente desde cada una de las variables intervinientes en el complejo mundo del comercio online.

Posee la perspectiva de la empresa, del cliente que desea confiabilidad, del cibernavegante que busca lecturas placenteras, de los competidores de los que hay que diferenciarse, de la identidad de la comunidad en línea que se hubiera formado y de tantos otros factores a tener en cuenta.

Por lo tanto, ese “más tarde o más temprano” no es tan mágico como se lo pinta.

Si deseas aplicar una palanca (los sistémicos me comprenden) y  un real resultado positivo en un “más tarde” que finalmente llegue deberás recurrir, sin lugar a dudas, al redactor sistémico.  Un poco más cotizado, claro está, pero el único que convertirá a tu sitio web o a tu blog en una verdadera inversión y no en un gasto inútil.

De regalo, un maravilloso cuento -sistémico, por supuesto- de don Jorge Luis Borges,  mi admirado escritor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.