El redactor y el título: cuando el título “engancha”

Nosotros, los redactores profesionales, debemos lograr que la audiencia de nuestros clientes conserve el interés durante toda la lectura de un artículo y, claro, permanezca el mayor tiempo posible en su sitio web.

Dentro de las tantas acciones que participan de las estrategias de marketing de contenidos, no hay nada más convocante que un buen título. Por supuesto, siempre y cuando el contenido acompañe y supere la excelencia de dicho titular. Nadie desea que el lector, después de tanta expectativa generada por una frase ingeniosa, por un título que invita a la lectura atenta, termine desilusionado por completo.

Hay quienes piensan que, a partir de la elección de un título atractivo, puede desarrollarse un contenido que en verdad rinda honores al mismo. Otros, sostienen lo contrario: primero, el redactor debe dedicarse a desplegar un cúmulo de palabras ordenadas con inteligencia en derredor de un tema que resulte interesante para el público objetivo. Inmediatamente después, la frutilla del postre es, claro, la elección del mejor título para semejante maravilla literaria.

El porqué de un buen título

Cualquiera sea la postura, lo cierto es que un artículo de alta calidad pierde brillo cuando el título elegido no brinda al lector -ese Google searcher objeto de nuestros desvelos- un anticipo lo suficientemente seductor como para que el navegante aplique el tan esperado clic sobre el enlace del artículo que acaba de postearse.

¿Ocultas intenciones? Sí, reconozcámoslo: nuestro título debe actuar del mismo modo en que una suculenta carnada -con perdón de la analogía, muy gráfica, por cierto- es capaz de regalarnos el más gordo de los peces.

Y el más gordo de los peces es -para quienes desean posicionar su marca, vender sus productos o captar seguidores– aquel cibernavegante que entra y sale de forma constante de su sitio web en busca de “aquello tan especial” que le brinde la utilidad deseada.

4 thoughts on “El redactor y el título: cuando el título “engancha””

    • Muchas gracias por comentar mi post. Por cierto, nunca dejemos de ofrecer esa información que el lector busca más allá del título 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.